Nutrición y rendimiento cognitivo

Vie, 01/03/2019 - 10:32
Nutrición y Dietética

Una adecuada nutrición mantiene la integridad del cerebro a nivel funcional y estructural, mejora las capacidades cognitivas y previene el deterioro de la cognición asociado a la edad.

El cerebro necesita un aporte continuo de nutrientes para su correcta formación, desarrollo y funcionamiento. Existen múltiples nutrientes necesarios, pero algunos poseen una mayor importancia para la cognición y la salud del cerebro en general.

Entre los aspectos a destacar podemos mencionar, el índice glucémico, el aporte adecuado de aminoácidos y ácidos grasos esenciales (DHA-OME- GA-3) y las vitaminas y oligoelementos fundamentales para el correcto funcionamiento cerebral. También son fundamentales determinados fitoquímicos, presentes principalmente en los frutos rojos y determinadas plantas medicinales (Bacopa monnieri, Ginkgo biloba, Melisa officinalis), evaluadas hoy día por sus propiedades neuroprotectoras, potenciadoras de las capacidades cognitivas y equilibrantes del sistema nervioso, en términos de inquietud y autocontrol.

En primer lugar, el índice glucémico, es un aspecto muy importante ya que el cerebro humano, necesita un aporte continuo de glucosa para mantener las capacidades cognitivas. Los alimentos de bajo índice glucémico reducen la resistencia a la insulina y pueden mejorar las capacidades cognitivas (atención, memoria, cálculo etc.)

La calidad y cantidad de Proteínas que ingerimos con la dieta pueden modular la síntesis de neurotransmisores. Diversos estudios muestran una asociación positiva entre la ingesta de determinados aminoácidos y la capacidad cognitiva.

Los ácidos grasos poliinsaturados tienen un papel beneficioso para la función cognitiva y el consumo elevado de ácidos grasos saturados se asocia con deterioro cognitivo.

Las vitaminas B1, B6, B12 y B9 (ácido fólico) y el Zinc, son esenciales para el correcto funcionamiento cerebral. La vitamina B1 modula el rendimiento cognitivo; la vitamina B9 es esencial para el correcto desarrollo y funcionamiento cerebral. Las vitaminas B6 y B12 están directamente involucradas en la síntesis de neurotransmisores.

El Zinc interviene en el metabolismo energético, en las defensas antioxidantes e inmunitarias y en la síntesis de neurotransmisores, y desempeña un papel importante en las actividades cerebrales.

Su deficiencia está relacionada con el déficit de atención e hiperactividad en niños, problemas de memoria y aprendizaje en adolescentes y estrés, depresión y deterioro cognitivo en adultos y ancianos.
 

Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas, PGD. Dietética y nutrición

Volver

Notícias relacionadas